❤ situaciones de las novelas románticas que NUNCA pasan en la vida real

Tranquilos, soy consciente de que es Marzo a estas alturas, y que San valentin ya ha pasado hace un tiempo, que no pinta nada de pronto u...


Tranquilos, soy consciente de que es Marzo a estas alturas, y que San valentin ya ha pasado hace un tiempo, que no pinta nada de pronto una entrada de este tipo. Lo sé, creedme que lo sé, pero resulta que con la iniciativa real? real, tenía que hacer una entrada de este tipo junto con Laury de de lo real a lo fantastico , que subirá su entrada esta semana (aunque tendríamos que haberla subido por febrero), así que a ello vamos.




Esta será una entrada sobre ciertas situaciones que suceden en los libros románticos, sobre todo durante el catorce de febrero, pero que en la vida real...no suelen ser tan perfectas, y en muchas ocasiones ni llegan a parecerse un poquito.

Los reencuentros, o las despedidas.

Si estáis de leer este tipo de libros, estoy segurísima, de que conocéis ese apasionado momento en el que los dos protagonistas se despiden por primera vez, aunque sea para irse cinco minutos a comprar el pan, y se crea todo un drama, abrazos fortísimos, apasionados, lágrimas por todas partes, y descripciones de sentimientos de tristeza a tutiplen. Lo mismo ocurre en los reencuentros, esa carrera que en las películas va a cámara lenta hasta que la chica en cuestión se tira a los brazos de nuestro protagonista.
Levantad la mano si vuestras despedidas o reencuentros han sido algo así, porque en mi caso suelen llevar con ellos, una caída, un tropiezo, chocarse las cabezas, o estar tan nervioso que acabas casi por darle la mano e irte corriendo, en fin. Nos han hecho muy mala publicidad de estas situaciones.

El momento en el que conoces a sus padres.

Si chicos, este es un momento temido por todos, pero en los libros lo suelen hacer maravilloso, al principio sus padres parecen bordes, sosos, y todo apunta a que no van a aceptar a la pareja de su hijo/a (aunque suelen ser los padres del chico los que no aceptan a su novia), pero en menos de lo que canta un gallo todos están felices, como si fuesen una familia, sonrientes, viendo la televisión, y sus padres se ofrecen para echar una mano en cualquier cosa, pero estoy segura de que en muchos casos la realidad ni se parece.
Si en vuestro caso ha ido bien, enhorabuena, de verdad, porque no hay cosa más incómoda que conocer a los padres de tu pareja, o que conozca a tus padres, y notar que la tensión se puede cortar con un cuchillo de plástico; les miras, te miran, se miran, buscas temas de conversación desde el clima, hasta el color del mantel, mientras aguantas las ganas de hacer el sprint de tu vida hasta tu casa y encerrarte en el armario.

La primera vez que os veis.

Ese momento precioso de los libros, en el que los dos protagonistas se conocen, él se fija en las pequitas, en el color de cada mota de sus ojos, en su pelo, en sus manos, e inmediatamente se enamora de cualquier detalle mínimo que ve en los cinco segundos que ha tenido para verla antes de que se fuese el autobús/metro/tren...
Pero creo que todos hemos vivido momentos incómodos cuando conocemos a alguien por primera vez, incluso aunque luego ese alguien llegue a ser nuestra pareja, la bragueta bajada, un agujero en el vaquero, la falda enganchada en cualquier sitio, un tropezón, nos caemos, nos enganchamos en la puerta de cualquier sitio, papel higiénico en el zapato... hay mil formas de comenzar con mal pie una relación, aunque casualmente las que comienzan de forma más torpe, son luego las mejores (en mi experiencia).

Casualmente se enamora del que ya está enamorado de ella.

Decidme si no es mentira que en la mayoría de los libros románticos, cuando comienza la relación y la chica protagonista se empieza a interesar por el chico en cuestión, o comienza a enamorarse de él, dicho chico ya se ha fijado en ella de alguna manera, o ya llevaba años detrás de ella. En ninguno de los libros que me he encontrado hasta ahora la chica se enamora de alguien que no sabe ni que existe, porque aunque en muchos lo plantean así, o es lo que realmente parece, en el fondo el chico estaba siguiendo ya la pista de la protagonista.
En la realidad todos sabemos que en un 99% , el chico que nos gusta, o que nos parece ,más guapo, al final no sabe ni que estamos ahí, tiene una horda de chicas perfectas alrededor, ya tiene novia, no eres su tipo, o simplemente ni con señales de humo el chico mira en tu dirección. 

Y aunque son solamente cuatro situaciones, espero que os haya gustado, que hayáis vivido alguna de estas experiencias, embarazosas a la par que graciosas, y si queréis podéis contarme alguna en los comentarios. No olvidéis pasaros por el blog de Laury (link arriba.)


You Might Also Like

8 comentarios

  1. ¡Hola!
    TODA LA RAZÓN EN TODO XD Lo peor de estas novelas es que te crean unas expectativas tremendas. Te gusta un chico y NI CON SEÑALES DE HUMO, en efecto XD Pero en estos libros es como una atracción magnética mñas fuerte que cualquier otra cosa en el mundo. BAH.
    Muy buena la entrada :)
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  2. Has dado en el clavo con un montón de cosas!!
    Todas esas escenas están tan idealizadas que a veces hace que pierda credibilidad xDD Sin embargo me gusta los libros en que se rompen con cosas de estas, que haya tópicos ayuda a apreciar más los buenos libros.
    Una entrada muy original!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La despedida, si es tipo me voy dos meses fuera pues suelen ser más largas pero si es tipo te veo al día siguiente pues un beso y adiós.
    Yo estoy atrasando el momento de que conozca a mi familia paterna porque son muy especiales, demasiado abiertos y no quiero que salga corriendo xd
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja buenísima la entrada. Totalmente todos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Me encantó la entrada y es verdad, en general, no pasan estas cosas jaja. Pero te aportaré una ''La mujer está desdichada, tiene depresión, se le murió alguien, su personalidad es una mierda, o cualquier defecto de ella. Lo conoce a él y es peor, y mágicamente, los dos se vuelven un pastel rosa''.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Sonará cliché y a lo mejor increíble pero... hay dos puntos rebatibles que he vivido en primera persona precisamente con mi marido.
    Cuando lo conocí, desde que lo vi supe que era el, recuerdo que fue un impacto tan grande que por primera vez en mi vida me quedé sin palabras y sin aire, jamás jamás había sentido lo que ese primer momento y más tarde el me diria que sintió mas o menos lo mismo que yo, y vamos no fue coaccionado, lo contó en una cena entre amigos:
    La primera despedida que tuvimos fue muy dura recuerdo cruzar la zona de embarque del aeropuerto y el estaba ahi al otro lado, a partir de ese dia nos decimos lo que sentimos con un gesto. Y el día que volví ese reencuentro fue para mi .. ahhhhhh quizá por eso si creo en ese chispazo y vivo emocionada cuando leo cosas así.

    ResponderEliminar
  7. hahahhaa tienes toda la razon!! Que risa leyendo tu articulo, me ha gustado mucho y pienso que es muy original!! :)

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    sin duda la primera me ha pasado y las demas no, me parece una entrada muy genial y sin duda muy real.
    saludos:)

    ResponderEliminar

Adelante deja tu comentario, tu opinión siempre es bien recibida. Prometo contestar a todos.

Flickr Images