Reseña| Esperando a Godot

Título: Esperando a Godot Autor: Samuel Beckett Nº de páginas: 155 Editorial: Tusquets Cuando en 1953 se estrenó en París Esperando...

Título: Esperando a Godot
Autor: Samuel Beckett
Nº de páginas: 155
Editorial: Tusquets


Cuando en 1953 se estrenó en París Esperando a Godot, casi nadie sabía quién era Samuel Beckett, salvo, quizá, los que ya lo conocían como ex secretario de otro irlandés no menos genial: James Joyce. Por aquellas fechas, Beckett tenía escrita ya gran parte de su obra literaria; sin embargo, para muchos, pasó a ser "el autor de Esperando a Godot". Se dice que, desde aquellas primera puesta en escena --Que, realizada por el gran Roger Blin, causó tanta estupefacción y obtuvo tanto éxito-- hasta nuestros días, no ha habido año en que, en algún lugar de nuestro planeta, no se haya representado Esperando a Godot.





No soy muy aficionada a leer teatro, de hecho, el primer libro que he leído de teatro fue este año cuando tuve que leer Anfitrión escrito por Plauto, pero tras leer también Romeo y Julieta la verdad es que me quedé con la espinita de leer más clásicos de este género. Rebuscando en mis apuntes de Literatura universal, he encontrado varios títulos interesantes que en su momento llamaron mi atención, y uno de ellos era este, Esperando a Godot , así que decidí que era momento de seguir con este género que tengo tan apartado. Lo bueno que tiene el teatro es que al ser continuamente diálogo se hace una lectura muy rápida y fácil de entender, lo malo, que no están hechas para leer, sino para ver, pero incluso así he podido disfrutar de la obra, (aunque no descarto buscar alguna representación en youtube).

Mi primera impresión sobre este libro fue que nada tenía sentido, realmente me faltaba algo a la hora de leer los diálogos, que eran en muchas ocasiones incoherentes, y además no es una obra con un gran cambio de escenario, con muchos personajes, con muchos saltos en el tiempo etc, los dos protagonistas, Vladimir y Estragon son los que desarrollan toda la acción de la obra, a excepción de la aparición de Pozza y Lucky, que ocurre cuando ya está terminando el primer acto, y vuelven a aparecer en el segundo acto, aunque su existencia no es demasiado importante, ya que son personajes secundarios. 
La trama de esta obra, no es otra, que el hecho de que ambos protagonistas están esperando a Godot, un personaje que no llegará a aparecer en ningún momento, a pesar de que les asegura que irá a la cita (a la cual siempre falla). 

Creo que es una obra que hay que leer despacio, porque sino es posible que no nos demos cuenta de todo el trasfondo que tiene, y que simplemente nos parezca una obra carente de acción, con diálogos realmente absurdos en algunos momentos, y que realmente parece no aportar nada al lector. Es entonces, cuando hay que hacer una revisión de este clásico, y caer en la cuenta de que lo más importante de todo, aparece solo en algunos diálogos, (o al menos es dónde yo lo he visto con más claridad).
Esperando a Godot no es más que un teatro sobre la vida, porque si lo analizamos con cuidado, veremos que en la vida no hay ningún momento en el que no estemos esperando por algo, alguien, o lo que sea, la vida es un continuo estado de espera a que suceda algo, y en realidad, lo único que sucede es la vida, que pasará sin que nos demos cuenta, tan centrados en aquello esperamos, y que al igual que Godot no va a llegar nunca. Esta obra es de un talante bastante desesperanzador, pero realmente también se puede tomar como un impulso, un impulso para ir a buscar aquello que estamos esperando; los personajes de la obra de Beckett, a menudo olvidan todo lo que han hecho, olvidan personas, momentos, en fin, lo olvidan todo de un día para otro, excepto Vladimir, el cual termina dudando de qué es verdad, y qué es mentira, pues ¿cómo puede él asegurar que algo ha pasado realmente cuando nadie de los que estaban con él lo recuerda?, esa es la duda constante del personaje, no sabiendo qué hacen ahí, ni sabiendo si sus recuerdos son reales, o pura ficción, pues de lo único que están seguros, es de que tienen que esperar a Godot.

Estoy segura de que hay muchas maneras de entender este libro, y estoy segura de que muchas no serán la mía, pero como he leído por ahí, la mejor reseña que se ha hecho de esta obra, es la que no se ha escrito, y espero que sea la vuestra, porque hayáis ido corriendo a leer esta sorprendente, y compleja obra tras mi reseña.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Me alegra que te haya gustado, aunque yo por el momento lo dejaré pasar.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Mira que me lo apunto, tiene mucho que no leo teatro, asi que me lo voy a poner a leer que me hace falta y me has dado ganas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo leer mucha narrativa, pero a veces cambiar de género me llama mucho.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Soy nuevo en tu blog, me ha gustado lo que he visto y ahora soy un nuevo seguidor! Formo parte de la iniciativa 1000 comentarios ^^. No tiene mala pinta este libro, pero creo que de momento lo dejaré pasar debido a la insana cantidad de libros que tengo en pendientes, pero no lo descarto ya que la reseña es positiva.
    Soy Pol de viva la lectura y te invito a que pases por mi blog a ver si te gusta ^^
    Saludos y besos!

    Pol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pol!
      Agradezco que te quedes, y espero que disfrutes de mis post. Ahora me paso por tu blog así que nos leeemos :)

      Eliminar

Adelante deja tu comentario, tu opinión siempre es bien recibida. Prometo contestar a todos.

Flickr Images